sábado, 20 de octubre de 2012

Red Velvet Cake: su origen y receta

La tarta Red Velvet es famosa en EEUU y Canadá, se caracteriza por su color rojo oscuro, rojo brillante o incluso rojo-marrón entrelazadas por cremosas capas de un blanco cheese-cream que toda novia anhela tener en su banquete de bodas. 


En cuanto a su origen hay varias versiones por un lado tenemos la versión estadounidense que dice que la receta era propiedad del Hotel Waldorf Astoria (Nueva York) hasta que en los años 50 una señora quedó prendada de su delicado sabor y tras solicitar la receta de la misma parece que se la cedieron, pero fue el día que marchaba del hotel cuando en su factura vió que no era una cesión sino una venta ya que su precio, sumamente alto, se reflejaba en la factura. Muy disgustada decidió dar a conocer a todas sus amistades la receta para que la pasasen a otros de forma gratuita "robandole" la exclusividad a sus propietarios.

Por otro lado están los canadienses que cuentan que nació en la famosa cadena de restaurante y panaderías Eaton durante los años 40 y 50, su creadora dicen que fue la Señora Eaton la cual confió en secreto a sus criados. Su éxito se extendió rápidamente llegando a cruzar las fronteras siendo el postre estrella del hotel Waldorf Astoria (Nueva York).

Y por otro lado y último esta la versión que se situa durante la segunda guerra mundial, que debido a los pocos alimentos que había los reposteros sureños se las ingeniaron para seguir con sus creaciones introduciendo ingredientes como la remolacha con el fin de mejorar el aspecto de sus pasteles y debido al color rojizo que le aportaba causo furor entre sus clientes y dando origen a la Red Velvet Cake.

La verdad es que su múltiple origen nos causó mucha curiosidad, tanto que tras ver que el éxito es enorme decidimos ponernos manos a la obra y hacer nuestro propio "Pastel de Terciopelo Rojo", al indagar en internet vimos que hay muchas recetas diferentes por lo que decidimos juntarlas todas y sacar una de todas ellas que es justo la nuestra.



Ingredientes para el bizcocho 

80ml aceite de girasol (o bien 40gr mantequilla sin sal temperatura ambiente) 
267gr azúcar granulada
254gr de harina de trigo (repostería)
2 huevos L (temperatura ambiente)
1 y 1/3 cuchara rasa de cacao en polvo SIN azúcar (yo usé Valor)
1 cucharadita de colorante en gel Kopykake extra red
1 cucharadita de aroma de vainilla
1 cucharadita de aroma de azahar
117ml de leche (usé leche entera)
1,5 cucharadita de zumo de limón
1 cucharadita de bicarbonato
1 y 1/3 cucharadita de vinagre (usé el balsámico de Módena porque no tenía otro)



Precalentamos el horno a unos 170ºC (arriba y abajo).

Mezclamos el zumo de limón con la leche, lo dejamos reposar para que reaccione y en cierto modo adquiera aspecto de que se corta (con 5 minutos es suficiente).

En el bol de la batidora vamos mezclando el azúcar, el aceite, los huevos, el azahar y la vainilla, mezclamos bien y le añadimos la leche con zumo de limón anterior.

Por otro lado tamizamos la harina con el cacao, mezclamos bien y vamos echando poco a poco en el bol anterior mientras batimos a velocidad baja para que mezcle bien ni ensuciemos todo de harina con cacao.

Ahora cogemos el vinagre y lo echamos en el bicarbonato, empezará a burbujear en plan "lava" de un volcán activo, ese será el momento en el que esta mezcla podremos echarla en el bol y volver a batir bien.

Cuando la mezcla sea homogénea será el momento de añadirle el colorante, en este caso siempre recomiendan colorante en pasta pero nosotros no teníamos de ese tipo pero si uno en gel extra rojo de la marca Kokykake que nos vino muy muy bien con un rojo normalito seguramente habría quedado como rosa con marrón, pero vamos todo es probar ya que todas las marcas no tienen porque ser iguales, jeje.

Ahora ya sólo nos queda preparar el molde y al horno (que hemos puesto a precalentar a 170ºC) lo dejamos a esta temperatura.

Como consejo diremos que cuando se precalienta un horno lo ideal es que se haga a la temperatura a la que vamos a "cocinar o cocer" pues si se pone más fuerte aunque lo bajemos en este caso el bizcocho puede alterarse y si es más bajo estará muy frío, así que para no pillarse los dedos lo mejor es ponerlo a las misma temperatura que vayamos a usar.

Un truco para intensificar el sabor del caco es sustiuir un poco de este por capuchino instantáneo, con una cucharadita va de sobra (no deja sabor).

Ingredientes para el cheese-cream


45gr mantequilla SIN sal (a temperatura ambiente)
270gr de azúcar glas
120gr de queso de untar graso (no light y que esté bien fría)
3 cucharadas de leche (entera)


Primero batimos la mantequilla hasta que quede como una pomada, a esto le añadimos el glas poco a poco para que vaya integrándose, a baja velocidad, después es el momento del queso que iremos batiendo poco a poco, veremos que nos queda un poco pastoso, así que le echamos la leche, ya depende del gusto pelín más pelín menos, nosotros nos mantuvimos fieles a la receta dada. Una vez mezclamos para terminar de mezclar bien batimos a velocidad más alta.

Quedará una crema bastante blanca que contrastará con el rojo del bizcocho, nosotros para hacerla aún más blanca le echamos un poco de blanqueador Wilton y mezclamos bien.

Apto seguido reservamos en la nevera para que tome cuerpo suficiente y podamos rellenar bien la tarta, a nosotros ya se nos hizo tarde y como el bizcocho seguía enfriándose decidimos dejarlo toda la noche.

Luego es cosa de rellenar y de poner bonito.

La decoración de esta tarta no es recargada ya que el color rojo aterciopelado de su interior ya es suficiente adorno, mira como nos quedó ...



Las rosas la verdad que para ser las primeras quedaron bastante bien ...





Y el corte de la tarta ..




Como nota curiosa de esta receta es que se ha hecho tan famosa que es típico que como mínimo uno de los pisos de las tartas nupciales de EEUU suele ser de Red Velvet Cake y es que elegante si que es.

Espero que os haya gustado y gracias por leernos :)

sábado, 13 de octubre de 2012

Preparándonos para Halloween


Aprovechando que estamos cerca de la fecha más terrorífica del año nos hemos puesto a idear que tartita hacer para la ocasión, además queríamos poner en prácticas dos nuevas técnicas: colorear con cacao y con glas de colores explicados en un post anterior.


Es esta ocasión se trata de una deliciosa tarta rellena de crema de melocotón.

Ingredientes (bizcocho)

3 huevos
1 yogurt natural (tomaré el envase como medida)
3 medidas yogurt de harina tamizada
2 medidas yogurt de azúcar
1 medidas yogurt de aceite de girasol
1 cucharadita y media de levadura royal (polvo de hornear) 
Una cucharada de agua de azahar 

Mezclamos los huevos, el yogurt, la harina tamizada, el azúcar, la levadura y el aceite en la batidora y a batir sea dicho, para finalizar le añadimos el agua de azahar. Ahora mezclamos bien la masa a mano para que las cuchillas de la batidora no rompa aún más las almendras aunque esto dependerá de cada gusto.

Preparamos el molde forrado con papel de hornear, le echamos la masa anterior y al horno, el cual debemos haber pre-calentado. En cuanto a la temperatura dependerá del tipo de horno, nosotros aunque tenemos la opción de ventilador usamos placa arriba y abajo a unos 160ºC, con ventilador siempre 20ºC menos, osea a 140ºC. Para saber si está hecho el truco es pinchar en medio con un palito de madera de esos de brochetas, si sale limpio está hecho sino habrá que dejarlo un poco más. Y a esperar porque suele tardar bastante. Luego sacamos y dejamos enfriar en una rejilla.

Ingredientes (crema de melocotón)

125gr mantequilla sin sal (temperatura ambiente)
125gr azúcar glas
1 o 2 cucharadas de mermelada de melocotón (según gusto)
una pizca de sal
Colorante alimenticio Kopykake.

En un bol troceamos la mantequilla que estará blandita y batimos en la amasadora/mezcladora la nuestra no es la Kitchen Aid pero nos vale igual. Una vez bien deshecha añadimos poco a poco y mientras batimos el azúcar glas y la pizca de sal que previamente hemos tamizado, (siempre hay que tamizar).

Cuando tengamos la crema preparada es el momento del aroma y del color, nosotros le echamos un par de cucharadas de mermelada y batimos, lo probamos para ver si hay que echarle más o no (esta es la parte más dulce jeje!).

Ahora ya le añadimos color y mezclamos.


Ya sólo tenemos que darle forma a la tarta y como en nuestro caso hemos usado un molde redondo con el sobrante de los laterales hicimos la calavera, la cual cubrimos de fondant y tras marcar las heridas y los dientes cubrimos con una fina capa de cacao valor, para darle un poco de color, además los ojos los "coloreamos" con glas negro (pincha aqui para ver explicación) y las heridas las pintamos con colorante alimenticio marrón.



La tarta tiene forma de ataúd simulando a la madera de ahí las muescas como listones y los pequeños defectos de la madera que hicimos con ayuda de una esteca dentada y teñida con cacao en polvo en lugar de polvo colorante ya que este le aporta un aroma chocolateado que nos encanta.





quedando de esta forma,



Ya sólo nos queda modelar la viuda negra (araña), telaraña y el candado con su cadena.

 


 


Y asi es como quedó la tarta ...


 

 



NOTA: la capa que pusimos entre el bizcocho y el fondant no es otra cosa que la crema del interior añadiéndole un poco más de glas para que tras meterla en el frigorífico adquiriera más solidez.

Y tras llegar a su destino los afortunados que la probaron nos enviaron más fotos esta vez con el corte de la tarta ...


 

 

¡Feliz Halloween a todos!




Como tintar fondant y hacer azúcar de colores de forma casera y económica

Todos sabemos que las cosas de repostería al menos en España son un pelín caros, puede ser por lo novedosos que son, por lo difíciles que están en conseguir algunos de ellos, o por lo que sea, la cosa es que está complicado y cuando se encuentra muchos no podemos permitirnos todo lo que quisiéramos, aquí es donde se pone en marcha el ingenio y es que hay cosas que se pueden hacer de forma casera:

Azúcar de colores

Son esos granitos de colores dulces,  simplemente con un poco de azúcar  granulada blanca y colorante alimenticio en gel o pasta (Americolor, Kopykake, Wilton, ...) al mezclarlo nos darán estos sprinkles que podemos usar para adornar por ejemplo nuestros cupcakes.

La forma de hacerlo es bien sencillo, la cantidad de tinte por azúcar dependerá de lo intenso que queramos el resultado, cogemos el azúcar blanca granulada la metemos en una bolsita de esas de congelación con cierre o en un bote de plástico y le añadimos un poco de colorante, ya sólo es tener paciencia y agitar una y otra vez hasta que se mezcle todo muy bien, después simplemente dejamos secar y lo guardamos bien cerrado.




En nuestro caso aunque se podría usar ya lo ideal es dejarlo secar varias horas. 

Colorante en polvo

En cuanto al colorante en polvo podemos hacer uso de aquellos que ya tenemos en casa e igual hemos pasado por alto, por ejemplo, si queremos marrón pues no hace falta comprar si no queremos gastar en ello el colorante en polvo marrón ... la solución es el caco Valor, que no contiene azúcares y es perfecto para teñir, sin hacerle nada ni alterarlo preparamos una base de una tarta que iba a simular ser madera, le hicimos las muescas oportunas, primero la de los listones y luego de las ranuritas típicas que hace que ningún listón de madera sea perfecto, con una brocha bien limpia extendemos el cacao a lo largo de la base en dirección de los listones, veremos que poco a poco se va tiñendo el fondant y además queda un acabado mucho mejor que con el tinte o fondant previamente  coloreado.



Lo bueno de esta técnica y lo que más nos gusta es olor a cacao que luego desprende.

Otra forma de hacer colorante en polvo de forma casera es usando la técnica anterior del azúcar pero usando glas o mejor aún polvo de azúcar, en nuestro caso para probar lo hicimos con glas ya que era lo que teníamos a mano, lo mezclamos con un poquito de colorante Kopykake negro, al principio nos salía muy claro pero ojo cuando se seca se oscurece mucho asi que el color final no podréis verlo hasta que seque.


Este exactamente lo usamos en ojo huecos de los ojos y nariz de nuestra calavera para dar un poco de profundidad y se aún más "horripilante", con ayuda de un pincelito limpio lo extendemos.


La profundidad que ofrece es evidente ...


Podéis ver más sobre la tarta Halloween pincha aqui :)

Espero que os hayan gustado estos truquitos caseros y gracias por leernos!

lunes, 1 de octubre de 2012

Un cumple muy primaveral

Aunque estamos en octubre al menos en el sur de España seguimos con temperaturas más propias del verano que del otoño, por lo que pensar en una tarta de cumple otoñal no pega mucho así que porque no hacerla un tanto primaveral, total a todo el mundo le gustan las flores, no?



El bizcocho en este caso fue de almendras con un relleno de crema de naranja que usamos la podéis ver aquí,


Ingredientes (bizcocho)

3 huevos
1 yogurt natural (tomaré el envase como medida)
3 medidas yogurt de harina tamizada
2 medidas yogurt de azúcar
1 medidas yogurt de aceite de girasol
1 cucharadita y media de levadura royal (polvo de hornear) 
Una cucharada de agua de azahar 
Almendras semi-molidas (cantidad al gusto, en nuestro caso pusimos todo lo que teníamos unos 100grs)

Mezclamos los huevos, el yogurt, la harina tamizada, el azúcar, la levadura y el aceite en la batidora y a batir sea dicho, para finalizar le añadimos el agua de azahar y los trocitos de almendra, es interesante que haya trocitos de todos los tamaños para que no sólo dejen sabor sino que se note, nosotros compramos almendras crudas de esas que se usan para cocinar salsas y los machacamos con el mortero. Ahora mezclamos bien la masa a mano para que las cuchillas de la batidora no rompa aún más las almendras aunque esto dependerá de cada gusto.

Preparamos el molde forrado con papel de hornear, antes nosotros engrasábamos el molde y luego le echábamos harina tamizada pero al final o se pegaba o se tostaba demasiado, leímos en internet la opción de forrarlo con este papel y queda ideal, pues no sólo se pringa menos sino que el desmoldar es mucho más sencillo. En fin, una vez preparado el molde le echamos la masa anterior y al horno, el cual debemos haber pre-calentado. En cuanto a la temperatura dependerá del tipo de horno, nosotros aunque tenemos la opción de ventilador usamos placa arriba y abajo a unos 160ºC, con ventilador siempre 20ºC menos, osea a 140ºC. Para saber si está hecho el truco es pinchar en medio con un palito de madera de esos de brochetas, si sale limpio está hecho sino habrá que dejarlo un poco más. Y a esperar porque suele tardar bastante.

Una vez frio el bizcocho ya es sólo cosa de rellenar y preparar la parte más creativa, la decoración.

Recordar que para pegar el fondant que cubre toda la tarta es aconsejable usar una crema firme, nosotros aprovechando que nos sobró un poco de crema del relleno la usamos, pero como tenía poca consistencia le añadimos más glas hasta dejarla como una pasta, con ella cubrimos todo el pastel, lo forramos con fondant blanco al que le hemos añadido CMC (Tylo Powder) y a la nevera para que se pegue bien y endurezca el fondant.

Como veréis nuestra base es verde y no blanca, pues bien hemos usado una técnica nueva al menos para nosotros y es colorear el fondant una vez puesto, par ello sólo necesitamos:

- colorante en gel o pasta
- alcohol comestible (nosotros usamos ginebra)
- esponja nueva de esas para limpiar la cara que toda mujer suele tener

En un plato echamos unas gotitas de colorante y otras gotitas de alcohol comestible, según lo intenso que queramos el color variamos la cantidad, mezclamos bien y con la esponjita vamos coloreando con golpecitos la base de vuestra tarta. La verdad es que con esta técnica ahorramos mucho tiempo además de colorearnos las manos, no queda uniforme pero para ciertas tartas queda una textura curiosa y divertida, además como sólo llevaba unas gotitas de ginebra en una tarta para unas 12 personas no había problema para que la comiensen niños.


         


Ya sólo queda encender la vela y disfrutar de un delicioso trocito ...


Por otro lado nos han vuelto a otorgar el premio BFP y el premio Dardos, y eso que llevamos apenas 3 meses ¡que subidón!



En primer lugar el premio Dardos, es la cuarta vez que nos lo otorgan y que puede que algunos no conozcáis, nosotros los calificamos como los premios que ayudarán a que la literatura no decaiga:

“El origen del premio Dardos permanece en la oscuridad, sin embargo se han rastreado las primeras menciones tanto en Portugal como en Brasil. El premio es otorgado en reconocimiento a valores personales, culturales, éticos y literarios que son transmitidos a través de una forma creativa y original mediante la escritura. La insignia fue creada con el afán de promover la hermandad entre bloggers, mostrar cariño y gratitud por añadir valor a la blogosfera”.

Agradecemos enormemente a Pastissetcake por otorgárnoslo.

En segundo lugar el premio BFP, es la tercera vez que nos lo conceden y que viene a ser como el reconocimiento del trabajo que hay detrás de una página en facebook, la mayoría lo hacemos por ocio y porque nos gusta.

Se crearon hace muy poquito con la intención de galardonar a las mejores páginas de Facebook con menos de 200 seguidores que tengan o no ligado un blog, hay muchos que aún están a la sombra apesar de tener una página que esconde un magnífico trabajo.


Por lo que agradecemos enormemente a Dulce Pecado Lanzarote por concedérnoslo.



En ambos casos la tradición manda que le otorguemos estos mismos premios a otros 5 blogs, con menos de 200 seguidores, que apuesten por la escritura creativa a través de sus publicaciones ofreciendo una bonita cercanía con sus lectores, porque a todos ellos les sigo y se que lo merecen, para cada uno un premio Dardos y un premio BFP ...



Creaciones hori.com Arreglos de pañales y cositas de fieltro


¡Enhorabuena a todos y a seguir creciendo y a los que nos leen muchas gracias y espero que os haya gustado la tarta!